Inicio

18 de Mayo - Día Internacional de los Museos

En esta jornada tan especial para nosotros, te presentamos una visita guiada por nuestro Museo “Imágenes de la Selva” junto a Cornelio el Retobado

Últimas Novedades

Compartir  
Compartir  
Compartir  
Compartir  
EL CARNAVAL EN LA HISTORIA DE IGUAZÚ(1)Las pistas de baile: lugares de encuentro Hacia mediados de 1950 funcionaban dos pistas de baile reconocidas, El Faro Bar (de la familia Schreiner) y el Gallo de Oro (de la familia Scappini). En esta última funcionaban dos pistas de baile, en dos niveles distintos, separadas por un escalón. En el nivel más bajo se sentaban las familias, donde había con niños, y era más tranquila, más familiar. La otra pista, en cambio, era más popular, donde bailaba y se divertía la gente del “populacho”. Si bien la asistencia a los bailes de carnaval era abierta y masiva, en esta diferenciación de pistas se podía percibir la separación de clases o grupos sociales.(2) Más adelante se suma El Rancho Grande, en Villa 14, dirigido por “Doña Cata”. También habías lugares de encuentro y bailes “populares” de Carnaval en el Club Tacuarí, en Villa Tacuara. En las diferentes pistas de baile se realizaban presentaciones de las comparsas y orquestas que venían desde la Ciudad de Posadas, de Villa Rica, Paraguay, de Brasil y otros lugares de la región. Era muy reconocida también a nivel local la Orquesta de Don Peralta, que tocaba “marchinhas” brasileras, corridos, chamamé y otros géneros para el baile. (1)Jorge Emanuel Vallejos, María Laura Novas(2) Testimonio de Angélica Goetze. Iguazú, 11/01/2018. Foto:Comparsa As de Corazones organizada por Adelaido Ifrán en el faro Bar C. 1960.Fuente: Archivo DPHC – Serie Aguilar
Compartir  
EL CARNAVAL EN LA HISTORIA DE IGUAZÚ(1)“Era un ritual mojarse en Carnaval” En las calles, era común jugar con agua, ya sea entre los miembros de la familia como con los vecinos y con aquellas personas que transitaban por las calles del pueblo. Los días de carnaval eran feriados medio día, para los trabajadores del rubro de comercio, y después de las 14:00 los jóvenes se dedicaban a los juegos con agua. Los juegos estaban oficialmente permitidos hasta las 18 hs. y el horario de respetaba. Con días de antelación o durante las tardes se preparaban los trajes y disfraces para participar de los bailes, que se realizaban en pistas particulares. Lidia Mayol e Hilda Ojeda nos cuentan que, en Iguazú, en las décadas de 1950 y 60, se jugaba con agua “...en todos lados, con baldes de agua. (...) Había una disposición policial, que establecía el inicio [de los festejos] a las seis de la mañana, y el cierre de los Carnavales a las seis de la tarde. No se podía seguir mojando a ninguna persona. Cuando daban las seis, listo. El que seguía mojando, se iba detenido, preso. (Risas)”.“Pasaban en camiones, con las bombitas, con los baldes y si alguien veía en la calle… inclusive afuera, en el patio o en el hall o donde fuera de la casa, tiraban desde el camioncito o de la camioneta o lo que tenían. (...) Barras de chicos, de muchachos, de señores, aquellos [a quienes ] les gustaba.”(…) yo creo que toda la vida se jugó el carnaval así, con baldes y con lo que fuere, se tiraban (agua) yo de eso me acuerdo, en mi familia, inclusive en la misma casa se corrían unos a otros y se mojaban. Primos amigos vecinos. Eso eran baldadas, no las bombitas que luego aparecieron; los globitos aparecieron después. ”Se cargaban los baldes y se salía a las calles y el que cruzaba ligaba agua. El que quería mojarse salía, sabía que se iba a mojar, porque después de las seis ya estaba prohibido. Y si vos buscabas pleito, salías y te mojabas.”“Había uno que sacaba el agua del pozo, para toda la runfla, para salir a mojar. Y no solamente chicos, señores grandes, nuestros papas, nuestros tíos, cualquiera. Aprovechaban todos. Era un ritual mojarse en Carnaval.”(1)Jorge Emanuel Vallejos-María Laura Novas∗Carnaval en El Faro Baro. Comparsa Imperio Romano C. 1960 Fuente: Archivo Simeona García
Compartir  
Compartir  
Compartir  

Ver más